Return to site

La Factoría: una fábrica de ingenio y sabor

En sus cinco años de historia conjunta, los socios de esta barra localizada en Viejo San Juan han diversificado su oferta creando espacios contiguos con personalidades distintas.

Por: Aurora Rivera Arguinzoni | El Nuevo Día

Pablo Rodríguez estaba empeñado en abrir un negocio en el local antiguamente ocupado por la recordada barra Hijos de Borinquen, en la calle San José esquina con la calle San Sebastián del Viejo San Juan. Mientras, en otro lugar de Puerto Rico los jóvenes Leslie Cofresí y Roberto Berdecia buscaban el espacio perfecto donde abrir una pequeña barra dedicada a la alta coctelería. El tiempo pasaba y ninguno de los tres lograba echar a andar su sueño, hasta que Franco Busó los juntó.

El 20 de abril de 2013, un fin de semana de Justas Interuniversitarias, abrió sus puertas La Factoría en el número 51 de la calle San José y -como dice Cofresí- nunca volvió a cerrar. Lo que es más, aquella primera barra que en pocos años logró posicionarse entre las mejores 50 del mundo según la revista Drinks International, se ha multiplicado y cinco años más tarde consiste de múltiples proyectos en un solo lugar.

La acogida del público fue tal que a los tres meses abrieron Vino. En noviembre estrenó El Shingaling y en 2014 El Final. “De momento ya La Factoría era un lugar que no importaba lo que vinieras a buscar, siempre había un área, que tenía algo para ti. Si venías en son de cocteles, del ‘vibe’ bien de Viejo San Juan, pues era la barra principal; si querías el espacio más romántico, escondidito, la barra de Vino; si venías a bailar tenías El Shingaling, y si venías a amanecerte y a un jangueo más intenso, El Final”, explicó Cofresí.

“Uno de los conceptos que resaltó fue la especialización en el servicio. Cada barra tiene su ambientación y una oferta que la distingue de las otras que tenemos dentro de La Factoría”, resaltó Busó.

Roberto Berdecia. (Foto: Gerald López / El Nuevo Día)

La Factoría

Abrió con prisa, con las ansias de dos jóvenes mixólogos -Cofresí y Berdecia- que habían ganado experiencia en el mundo de la coctelería local e internacional, y estaban listos para pasar al próximo nivel.

“Pensamos ‘lo que van a venir son panas de la industria. ¿Cuánta gente de verdad puede estar interesada en esto de la coctelería?’. Pero cuando abrimos, empezamos a llamar a todos nuestros panas, ‘mira ¿qué día tienes libre?’”, recordó Cofresí.

“Abríamos. Operábamos de seis (de la tarde) a seis de la mañana. Limpiábamos para ir a hacer compra, ‘prep’ y regresar. Bueno, dormíamos… qué se yo, cuatro horitas”, agregó Berdecia.

Se generó una estimulante dinámica de solidaridad. “De momento estaban todos dejando sus trabajos para venir. Esto se volvió ‘la casa de la coctelería en Puerto Rico’. La gente de la industria empezó también a venir, a ver lo que se estaba haciendo. Había una magia, una efervescencia, se creó como un ‘mistique’ que se ha extendido”, afirmó el primero.

Franco Busó. (Foto: Gerald López / El Nuevo Día)

Vino

Mientras celebraban el éxito, los dueños del edificio decidieron venderlo. Desesperado, Rodríguez los convenció de arrendarle más pies cuadrados. Detrás de la barra había un pequeño espacio de almacenaje que conectaba con otro cuarto y los alquiló sin imaginar que abriría una caja de Pandora. “Fue un proceso como de empezar a descubrir el edificio, donde quiera que tocábamos, ‘¡espérate que aquí había una puerta, por aquí se conecta!’”, narró Cofresí.

Rodríguez trajo a Busó como participante activo del proyecto y el 8 de agosto abrió Vino. “Cuando ven el éxito tan rápido, piensan ‘pues vamos a hacer barras que se especialicen en otras cosas’, y de ahí el concepto de una barra a base de vinos, que no solo sirva una gran variedad de vinos por copa y por botella sino que también la coctelería refleje el concepto de vino que se está ofreciendo”, dijo el sommelier.

No pasó mucho tiempo antes de que diseñaran un menú para maridar que se sirve en el cuarto recién descubierto.

Pablo Rodríguez. (Foto: Gerald López / El Nuevo Día)

El Shingaling

El asunto de explorar y conectar espacios les gustó, y en lo que era la sala más amplia de la antigua Ferretería Rodríguez decidieron realizar un evento: Candela Reunion. Los días 14 al 17 de noviembre de 2013 un encuentro de DJ’s estremeció el lugar y dio por estrenado El Shingaling.

“Shingaling es un término musical, muchas canciones de ‘boogaloo’ usan ese término. El nombre sale de que uno de los DJ’s residentes que toca música tropical, pero en vinilo. Para un ‘flyer’ puso ‘El Shingaling’ y nosotros dijimos ‘¿qué?’, y se quedó el Shingaling”, rememoró Cofresí.

El salón tiene una atmósfera tropical y en él se presentan desde DJ’s que tocan discos en vinilo hasta músicos como Roberto Roena y Tempo Alomar. En El Shingaling no solo nació la orquesta de la casa, La 51, también se grabaron las escenas del vídeo de “Despacito” en las que Daddy Yankee y Luis Fonsi interpretan juntos.

El Final

Y cuando ya parecía que La Factoría estaba completa, a principios de 2014 a Rodríguez le dio con volver a fantasear. “Pablo, donde quiera que ve un clóset ve una barra, así que lo que era nuestro almacén se volvió barra. Le llamamos El Final porque pensábamos que hasta ahí llegaba el edificio. Tenía esta esencia bien cavernosa y al mismo tiempo ya el edificio muestra ladrillos, y como está anexado al Shingaling, que es este salón de música, también se le dio una ambientación musical, pero es un ambiente más electrónico, un poquito más ‘dark’”, contrastó Cofresí.

Leslie Cofresí. (Foto: Gerald López / El Nuevo Día)

La Cubanita

Pero El Final, no era el final. En 2014 surgió la oportunidad de comprar el edificio. Los empresarios descubrieron que la estructura en realidad se compone de dos conectadas por una escalera interior. Convirtieron la parte superior del lado principal en el Hostal Base. “De repente esa energía de viajeros, de mochileros empieza a pasar arriba”, apunta Cofresí.

En el lado sur, donde operó por años el colmado-bar La Cubanita, Rodríguez decidió crear otra barra que conserva el carácter de colmado de mediados del siglo XX, pero ofrece otra plataforma para crear y compartir historias del siglo XXI.

Los planes del grupo son ambiciosos, pero por lo pronto se disponen a celebrar mañana y el viernes con música y un junte de mixólogos locales e internacionales.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly